Español (ES)
Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Otaku Zone
Grupo / Formado por 8903 miembros
Temática:

Otros

Otaku Zone
Manga, anime, cultura japonesa y mucho más [10 AÑOS]

Unirme al grupo

Reportar abuso

Foro del grupo

Responder / Comentar
Foro Otaku Zone
Por Storm96912955
Hace 2 meses / Respuestas: 0 / Lecturas: 71

Mis 200 animes favoritos [Parte 2]

Bastante autodescriptivo, ¿no? Tenéis la otra mitad aquí. De nuevo: no le deis mucha importancia a los puestos. Tomadlo más como una acumulación de recomendaciones.

#100 - #91
100. Boogiepop wa Warawanai: Boogiepop Phantom (2000): pocas series van tan hard con su estética. Mucho mejor que la versión de 2019. 99. Nekojiru-sou (2001): probablemente lo primero en lo que pienso cuando me juntan las palabras “surrealismo” y “anime”. 98. School Days (2007): a ratos es increíblemente buena, otras veces parece que todos los aciertos son por accidente. Probablemente en el staff cada persona quería hacer una serie diferente y no había comunicación. O sí. A saber. Impagable experiencia. 97. Yesterday wo Utatte (2020): el drama definitivo para hundirle la vida a los adultos jóvenes. No soy capaz de entender el odio de la comunidad. 96. Summer Wars (2009): puede que la película más infravalorada de Hosoda. Enorme, el tipo de producción que solo se podía permitir Madhouse en sus años buenos. 95. Akudama Drive (2020): la mejor serie edgy de principios de los 2010s salió en 2020. Espectacular y muy enfadada. 94. Kanon (2006): la mejor cosa que ha existido gracias a Jun Maeda. La recreación del pueblecito invernal es absolutamente mágica, y, a diferencia de CLANNAD, no es un coñazo durante el 80% de su duración. 93. Dragon Ball Super: Broly (2018): Ryo Onishi mi puto padre. 92. Planetes (2004): serie enormemente ambiciosa, con un arco que me rompió de mil formas distintas y otro capítulo específico que se cuenta entre mis favoritos. Mi principal problema es que Ai Tanabe tiene una neurona y estoy muy en desacuerdo con la conclusión. Un rewatch no le haría daño. 91. Choujikuu Yousai Macross: Ai Oboete Imasu ka? (1984): no sé en qué momento aceptamos colectivamente que la Macross original era la hermana de Gundam cuando es la serie más estúpida de la historia, pero me parece perfecto. Lo único bueno que ha creado el gilipollas de Shouji Kawamori. Mis 200 animes favoritos [Parte 2]
#90 - #81
90. Full Metal Panic? Fumoffu (2003): que la primera serie de tu estudio sea así de buena es heavy. El último episodio, el de Takemoto, es de las cosas más graciosas que he visto. 89. Promare (2019): bomberos maricones salvando el mundo del calentamiento global a hostias. Inventó el straightbaiting. Mejor que Cyberpunk. 88. Zankyou no Terror (2014): lo de los acertijos es una fantasmada. Lo demás es una serie cojonuda sobre cómo las secuelas de las bombas nucleares han afectado a tres generaciones diferentes, y donde se defiende que el único medio de expresión que le dejamos a las minorías invisibilizadas es la violencia. 87. One Piece the Movie: Omatsuri Danshaku to Himitsu no Shima (2005): la mejor película basada en un shounen. 86. Wonder Egg Priority (2021): el poco ceremonioso final no quita que sea una de las series más atrevidas que han salido en mucho tiempo. Merece completamente la pena. 85. Kimi to, Nami ni Noretara (2019): mira que el tema de la pérdida está trillado, pero aún así la película es tan buena y lo explora con tantos matices que se siente fresco. 84. Beastars (2019): cuando llevo mucho sin verla me olvido de hasta qué punto la escritura de personajes de esta mierda me parece la cosa más profunda y original de la historia. La última temporada va a decidir cuánto sube de puesto en la próxima lista. 83. Yama no Susume (2013): la mejor serie sobre morras chinas haciendo montañismo. Sorprende y mucho a medida que avanza y enseña todas sus cartas. 82. Shiki (2010): la reinterpretación del mito del vampiro más interesante con la que me he topado… pues desde que la vi. 81. Mushoku Tensei: Isekai Ittara Honki Dasu (2021): hija de puta, si no fuese tan absurdamente problemática estaría incluso más alta.
#80 - #71
80. Vinland Saga (2019): otra adaptación que parece imposible que pudiese salir bien pero el staff se sacó los genitales. 79. Shingeki no Kyojin (2013): no todo lo hace perfecto, pero hace una barbaridad de cosas. Experiencia insustituible. Ya veremos cómo me tomo el final del manga en versión animada. 78. Chirin no Suzu (1978): necesito que confiéis en mí. Si tenéis 45 minutos, poneos esta cosa. 77. Eizouken ni wa Te wo Dasu na! (2020): una serie fantástica sobre el lado más bonito de hacer animación cuando todavía no te dedicas a ello y eres feliz dibujando robots. 76. Kimi no Na wa. (2016): de alguna manera muy retorcida, está infravalorada. Espectacular ejemplo de ritmo, única culpable de que durante 5 años el anime haya producido exclusivamente romances heterosexuales tristes. 75. Death Note (2006): icónica, memorable, adictiva, misógina, derrocha confianza y estilo. Un concepto brillante, explotado para desarrollar la fantasía de todo adolescente edgy. Una muy disfrutable estupidez, compuesta de manera nada estúpida. El último arco es mejor de lo que la mayoría de gente recuerda. 74. Byousoku 5 Centimeter (2007): la gente le come los huevos a cualquier director indie pasteloso de imagen real pero luego odian a Shinkai por hacer melodrama adolescente. En fin, qué buena es 5 centímetros por segundo. 73. Dead Leaves (2004): en cierto sentido, Imaishi no ha vuelto a hacer nada tan impresionante como Dead Leaves. Imprescindible para fans del director (y no tan fans). 72. Blue Period (2021): me sorprende hasta a mí que una adaptación tan justa haya terminado tan absurdamente alto… pero cada episodio de esta cosa fue un trigger absoluto. Me reflejo en cada pensamiento intrusivo de cada personaje. Esto sí es una representación de lo que supone practicar una disciplina, y no tu típico spokon de temporada. 71. Shinsekai yori (2012): otra serie muy irregular pero profundamente fascinante. El primer episodio es un 10.
#70 - #61
70. .hack//SIGN (2002): el mejor anime de peña atrapada en un videojuego con tantísima diferencia que no sé por qué la gente discute. 69. Mob Psycho 100 (2016): incomparablemente superior a One Punch Man. 68. Lycoris Recoil (2022): estupenda serie de acción donde todo el mundo es gay, muy gay, extremadamente gay. 67. Hagane no Renkinjutsushi (2003): decir que la versión de 2003 es superior a Brotherhood no sería descabellado pero sí arriesgado. Desde luego, muchas cosas las hace mejor, y no merece ser sustituida por la readaptación más popular. 66. Mononoke-hime (1997): la mejor película con el peor romance. 65. Paprika (2006): la vez en la que le dieron a Satoshi Kon todos los dibujantes que podía pedir y más. 64. Kidou Keisatsu Patlabor 2: the Movie (1993): una de las películas más políticamente enfadadas de la historia del anime. 63. Kaijuu no Kodomo (2019): el soplo de aire fresco que necesitábamos cuando no salían más que clones de Kimi no Na wa. Y ahora no vamos a ver más que pelis de franquicias por culpa de Yaiba, Jujutsu y One Piece, yay! 62. Animatrix (2003): a nivel de consistencia es probablemente la mejor antología de la historia. Los únicos cortos flojos son el primero y el último. 61. Cencoroll / Cencoroll 2 (2009): quiero más de esta mierda, por favor. No solo más Cencoroll, sino más cosas como Cencoroll.
#60 - #51
60. A Kite (1998): jamás una productora de porno había sacado algo tan bueno. Ni lo volverá a hacer. 59. Full Metal Panic! The Second Raid (2005): el día en el que Kyoto Animation se mamó. 58. Gake no Ue no Ponyo (2008): una película de terror. Cada dibujo y movimiento están a un nivel tan alto que no sé si sufrir un Stendhal o abrirme las venas en canal. Titubeo antes de verla porque me dan ganas de dejar la animación macho. 57. Golden Kamuy (2018): probablemente mejor la serie hecha con 2 euros por episodio. hay poquísimos guiones que me parezcan tan inabarcablemente creativos y documentados. Completamente fuera de mis posibilidades. 56. Ano Hi Mita Hana no Namae wo Bokutachi wa Mada Shiranai. (2011): de todos los dramitas adolescentes de su quinta, AnoHana es con enorme diferencia el mejor de todos. Tan solo meterlo en el mismo saco que Shigatsu me parece una blasfemia. 55. Tonari no Totoro (1988): si os tomáis en serio la teoría de que el bicho es un shinigami y las niñas están muertas al final de la película, haceoslo mirar. 54. Nihon Animator Mihonichi (2014): ni de coña tan consistente como Animatrix, pero tiene una variedad y un aura implacable de libertad que me conquistan por completo. Es uno de los eventos más bonitos y hasta milagrosos de la pasada década. Me pone de buen humor. 53. Another (2012): divertidísima y meditada exploración de diferentes subgéneros del terror. De los mejores animes si lo que quieres es atmósfera J-horror chunga. Injustamente relacionada con chavales edgies que solo veían Corpse Party y Mirai Nikki. Merece más reconocimiento. 52. Sonny Boy (2021): cuando una serie es de autor, pero lo es de verdad. 51. Shingeki no Bahamut (2014): la máxima zona de comfort en la que puedo pensar al escribir estas palabras. La mejor interpretación en anime de una partida de Dragones y Mazmorras. Cada temporada tiene sus cosas buenas y malas, pero como lugar abstracto al que volver, el núcleo de Favaro, Kaisar y Rita me hace profundamente feliz. Por favor, necesito tercera parte. (máximo 20.000 caracteres permitidos, sigue en la tercera y última parte)
2 VOTOS
Responder / Comentar
Subir
Grupo > Otaku Zone > Mis 200 animes favoritos [Parte 2]

  • Regístrate

  • Información legal
Juegos© Foro 3DJuegos 2005-2023. . SOBRE FORO 3DJUEGOS | INFORMACIÓN LEGAL