Español (ES)
Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Universo Paranormal
Grupo / Formado por 3431 miembros
Temática:

Religión y creencias

Universo Paranormal
Encontrando respuestas a los enigmas del pasado

Unirme al grupo

Reportar abuso

Foro del grupo

Responder / Comentar
Foro Universo Paranormal
Por Mordred6833
Hace 2 meses / Respuestas: 0 / Lecturas: 41

Monstruos aterradores de la mitología celta

La cultura celta siempre se mostró temerosa de las fuerzas del mal. Los antiguos celtas tenían a cientos de deidades, pero como sucede con la mayoría de las culturas, también tuvieron a sus demonios. Algunos de los “monstruos” celtas originalmente eran dioses que posteriormente fueron demonizados como criaturas paganas, cuando muchos de los celtas se pasaron al cristianismo. 

Monstruos aterradores de la mitología celta Dearg-due Sabemos que Bram Stoker (un irlandés) creó a Drácula en su obra maestra, pero también hay un vampiro que vive justo en Irlanda. Dearg-due, un nombre irlandés que significa “chupador de sangre rojo”, es un demonio femenino que seduce a los hombres para drenar su sangre. Según la leyenda celta, una mujer irlandesa que era famosa en toda la nación por su belleza, se enamoró de un campesino local, un hombre inaceptable para el padre de la dama. El padre la obligó a casarse con un hombre rico que la trataba muy mal y, eventualmente, ella se suicidó. La mujer fue sepultada cerca del árbol Strongbow en Waterford, y una noche se levantó de su tumba para vengarse de su padre y de su esposo, succionándoles la sangre hasta que quedaron sin vida. Ahora conocida como Dearg-due, la vampira emerge al mundo una vez por año, usando su belleza para seducir a los hombres a los que dará muerte. Pero no hay de qué preocuparse, pues existe una forma de derrotar a Dearg-due. Para impedir que salga de su sepultura, simplemente se construye una pila de piedras sobre su tumba. No, la pila no va a matarla, pero por lo menos impedirá que ataque hasta el próximo año. Dullahan Otro monstruo legendario irlandés es Dullahan, un nombre que puede traducirse como “hombre de negro”. Muchas veces retratado en la ficción y en los juegos de video contemporáneos, este mensajero de la muerte es la versión irlandesa del jinete sin cabeza. Dullahan es un caballero sin cabeza que va montado sobre un caballo negro con ojos en llamas, cargando su cabeza bajo el brazo. Cuando deja de cabalgar, un ser humano muere. Algunas versiones de esta leyenda cuentan que Dullahan arroja baldes de sangre a las personas que se cruzan en su camino, mientras que otras dicen que él simplemente llama a la persona que morirá en breve. Tal como sucede con la mayoría de las fuerzas del mal, el Dullahan tiene una debilidad: el oro. La criatura posee un miedo irracional a la sustancia, por eso, para cualquier viajero solitario que camina durante la noche, sería aconsejable cargar alguna joya de oro en caso de tener un encuentro con este monstruo. Banshee Una famosa criatura irlandesa que algunos dicen hace equipo con Dullahan, es el Banshee. Seguramente ya escuchaste hablar de ella en algún libro o como un enemigo a enfrentar en juegos de rpg/mmo. El Banshee es un espíritu femenino cuyo lamento, si se escucha al salir de casa, predice la muerte de uno de los moradores. Varias versiones de la leyenda del Banshee dicen que el temido fantasma andaba al lado de Dullahan en un carruaje negro tirado por seis caballos negros. Sin embargo, la mayoría de las leyendas nos hacen creer que el Bashee por sí solo ya es suficientemente aterrador. Las descripciones sobre su apariencia varían, desde una vieja bruja a una hermosa joven, pero todas concuerdan en que su lamento puede escucharse tres veces antes de que alguien muera. Balor Balor es el dios demoniaco de la muerte en la mitología celta. Portando un solo ojo y una pierna enorme, la criatura maligna era el rey de los Fomori, demonios que habitaban las oscuras profundidades de lagos y mares. Balor puede quitarle la vida a alguien con el simple hecho de mirar a la persona con su ojo malvado, por lo que lo mantiene cerrado la mayor parte del tiempo para no ir tropezando constantemente con cadáveres. El dios de la muerte proveía a los Fomori las víctimas, pero la raza del mal fue abandonada a su propia suerte cuando Balor murió a manos de su hijo Lug, que lo golpeó con una resortera. Ahora los Fomori regresaron a sus aguas y se transformaron en monstruos marinos que se alimentan de seres humanos. Sluagh Aunque estos no sean “demonios”, los Sluagh son criaturas aterradoras que cazan almas. Según el folclore irlandés, los Sluagh son pecadores muertos que vuelven como espíritus malignos. Estos espíritus vienen del oeste, volando en grupo, como bandadas de pájaros, e intentan ingresar a la casa donde hay alguna persona agonizando para robar su alma. Algunas familias irlandesas mantenían en todo momento bien cerradas las ventanas que daban al oeste para que los Sluagh quedaran fueran de sus casas. Algunos dicen que los Sluagh son la versión irlandesa de Wild Hunter, un cuento popular europeo sobre perros fantasmas o espíritus que viajan por ahí en grupo, prediciendo muertes y desastres. Carman Carman es la diosa celta de la magia negra. Esta hechicera destructiva se paseaba con sus tres hijos: Dub (“oscuridad”), Dother (“ma”) y Dain (“violencia”), destruyendo cualquier cosa o a cualquiera que se entrometiera en su camino. Carman puso una plaga en las culturas de Irlanda y aterrorizó a los irlandeses hasta que Tuatha De Dannan, los “pueblos de la diosa Danu”, usaron su magia para luchar, derrotándola y llevándose a sus hijos a través del mar. Bestia Aulladora Otra criatura celta maligna que asemeja a una quimera es la Bestia Aulladora, un monstruo con la cabeza de una serpiente, el cuerpo de un leopardo, la parte trasera de un león y los cascos de un ciervo. Según la leyenda, es el resultado de la unión entre una princesa y un demonio. El lamento constante de la bestia es comparado con el sonido de 30 perros aullando (de ahí el motivo de su nombre). La Bestia Aulladora, conocida por su rapidez, fue perseguida por muchos caballeros, y en la mitología celta fue perseguida por Pellinore, un personaje artúrico. La bestia aparece no solo en las leyendas del Rey Auruto, sino que también en el cuento de Edmun Spenser “La reina de la hadas” que, en parte, aborda la relación entre Inglaterra e Irlanda en el siglo XVI. Dicen que solo los caballeros del Santo Grial son capaces de matar a la bestia. Kelpie Kelpie es un monstruo que puede asumir diversas formas, pero generalmente se presenta con la forma de un caballo. Kelpie galopa por toda Irlanda, con la apariencia de un pony perdido, intentando engañar a las mujeres y niños para que lo monten. Pero lo raro sobre este pony es que su crin siempre está salpicando agua. Si una mujer monta al monstruo, correrá al agua, ahogando a su víctima y, en seguida, la llevará a su refugio para comerla. En ocasiones, este demonio irlandés se transforma en un hombre bello para atraer mujeres a su trampa, pero una señal de que se trata de un kelpie es que “el hombre” tiene algas en el cabello. Así que, si conocen a un sujeto con algas en la melena, lo mejor es no ir a casa con él. Caorthannach Caorthannach, considerada por algunos la madre del diablo, es un demonio que fue combatido por San Patricio cuando expulsó a las serpientes de Irlanda. Se cuenta que el santo estaba en un monte ahora conocido como Croagh Patrick y expulsó a todas las serpientes y demonios fuera de la isla Esmeralda (más conocida como Irlanda) hacía el mar, para que se ahogaran. El monstruo, sin embargo, logró escapar – Caorthannach, la escupe-fuego. El demonio se deslizó por debajo de una montaña, lejos del santo, pero Patricio pudo verla, y la siguió sobre el caballo más rápido de Irlanda. La persecución fue larga, y Caorthannach sabía que San Patricio requeriría de agua para aliviar su sed en el camino, entonces escupía fuego mientras huía, envenenando cada pozo de agua por el que pasaba. Aunque el santo estuvo desesperadamente sediento, se rehusó a beber de los pozos envenenados y oró pidiendo orientación. Patricio finalmente llegó a Hawk Rock, donde esperó por Caorthannach. Cuando el demonio se acercó, Patricio la sacó de su escondrijo y la expulsó de Irlanda con una sola palabra. El demonio escupidor de fuego se ahogó en el océano, dejando atrás una protuberancia que dio origen al famoso Hawk’s Well. Leanan Sidhe Tanto una musa como un demonio, Leanan Sidhe es otro de los vampiros mitológicos de Irlanda. El hada era una bella mujer que estaba dedicada a dar inspiración a los poetas y músicos – a cambio de sus vidas. Ella haría del artista su amante, compartiendo su inteligencia, creatividad y magia, pero cuando se marchaba, los hombres se deprimían tanto que terminaban muertos. Leanan Sidhe, entonces, llevaba a sus amantes a su foso. En lugar de succionar la sangre directamente de sus víctimas, Leanan Sidhe era creativa, y recolectaba la sangre en una olla roja enorme, que era la fuente de su belleza e inspiración. Joint-eater Esta es una especie de hada, que necesita la vida de los seres humanos para sobrevivir; la forma de alimentarse que tenía era simple, se ocultaba y sin hacer una presencia física, le robaba la mitad de la vida a su victima. Otra de las cosas que sufría la victima de estos seres, es que jamás podía engordar, debido a que gran parte de lo consumido, era devorado por esta criatura maligna. Según la mitología celta, la cura para este ser, era comer grandes cantidades de carne salada, acto seguido, la persona se debía colocar con la boca abierta cerca de un río, con el pasar de los minutos, este ser saltaría para tomar agua. Los puka Los pukas son considerados en Irlanda, espíritus que se caracterizan por traer buena o mala suerte, además, tienen la habilidad de poder cambiar su forma; las apariencias más comunes que adopta es la de un caballo, una cabra, un duende, un perro o un conejos, y sea cual sea la forma que tome, su piel se mantiene de color oscura; cuando cambia su forma a humana, mantienen características a la de un animal, como orejas o una cola. Este ser, puede hablar, y en ocasiones susurran al oído de algún ser humano, dándole consejos para evitar algún mal, son catalogados como espíritus benevolentes, a pesar de que disfrutan mucho asustando a las personas. Una antigua creencia explica que los pukas, son los causantes de dañar las cosechas a los agricultores, acción que para ellos les resulta entretenido. Addanc o Afanc Es un monstruo acuático, y su descripción, como es previsible, varía mucho: lo describen como un cocodrilo, como un castor, o como un dragón, y a veces dicen que es un demonio. Otras dicen que es una serpiente. Se considera que es un antecesor del Monstruo del Lago Ness. Vive en lagos profundos, oscuros y fríos y se aprovecha de cualquier inocente que se lance a nadar. Anda solo y puede vivir cientos de años en aguas dulces, aunque a veces también en agua salada. Fachen Ésta es una de las criaturas de la mitología celta que resultan más horripilantes: tiene la mitad de un cuerpo, es decir, un brazo, una pierna, un ojo… tiene una melena de plumas negras en la parte superior, su boca es muy ancha, y dicen que provoca ataques al corazón sólo de verlo. Posee una fuerza descomunal, tan grande que puede destruir con increíble facilidad cualquier cosa con la cadena atada a su único brazo. Fuath Es un espíritu maligno, también perteneciente al agua. En gaélico irlandés, “fuath” significa odio. Lleva el cabello enmarañado, su pelaje es amarillo, ostenta una melena en la espalda, tiene cola con púas, los dedos de los pies palmeados y no tiene nariz. Suele vestirse de verde, pues es el color de las hadas. Hay ocasiones en que se casa con humanos, y entonces los descendientes comparten alguna de sus características: melena, dedos palmeados… o cola. Le teme a la luz del sol y al acero frío, pues ambos pueden matarlo al instante. Morgen Son también espíritus del agua, encargados de ahogar a los hombres. De sexo femenino, atraen al sexo opuesto con su extraordinaria belleza, o con algunos destellos de luz que pueden distinguirse sobre las superficies de las aguas (se supone que son castillos y jardines construidos bajo el agua, de cristal o de oro). Los campesinos las culpan por producir inundaciones que los dejan sin cultivos y sin aldeas. Son siempre jóvenes, y como las sirenas, suelen sentarse en el agua y peinarse seductoramente. Todas estas leyendas recorren los caminos irlandeses, escoceses e ingleses, y nos descubren un temor ancestral a los espacios profundos de agua, donde habrá sido muy corriente ahogarse. Algunos de estos mitos perviven hasta hoy. Caoineag, una mujer fatal Caoineag, que significa ‘la llorona’, es un demonio de agua escocés que adopta forma femenina y habita en las cascadas y riachuelos. Durante la noche, la caoineag llora en la oscuridad, sin dejarse ver nunca: quien tenga la mala fortuna de oír sus lamentos se enfrentará a una gran catástrofe o la muerte inminente. Selkies, irresistibles mujeres foca Las selkies son criaturas de la mitología escocesa también presentes en varias tradiciones nórdicas, aunque muy en especial en las islas Orkney y Shetland. Se trata de focas que pueden quitarse el pelaje y transformarse en atrayentes mujeres. Las selkies protagonizan, sobre todo, tragedias: en muchas historias, algún pescador solitario le roba el pelaje a una selkie cuando ésta tiene apariencia humana, impidiéndole así volver a su forma primitiva. Luego la desposa y tienen hijos que nacen con deformidades, como membranas en las manos, mientras la selkie, enferma de nostalgia, sigue buscando su pelaje para poder volver al mar. Por el contrario, en algunos casos, el pescador conoce a la selkie en su forma humana, sin sospechar qué se esconde detrás de su tentadora apariencia, y cuando se despierta, la criatura se ha marchado para siempre. También existen selkies con apariencia masculina, que atraen a las mujeres infelices en sus matrimonios. Cuenta la leyenda que, si la mujer de un pescador quiere que un selkie le haga el amor, basta con que se acerque al mar y derrame siete lágrimas en el agua. Aunque la mayoría son inofensivas (salvo por algún corazón roto), algunas de las selkies de las Islas Shetland, como las sirenas, atraen a los hombres al mar y nunca se les vuelve a ver Cat Sìth, un gato ladrón de almas El Cat Sìth es un espíritu encarnado por un gato negro con una mancha blanca en el pecho. Cuenta la leyenda que esta malvada criatura frecuenta las Highlands y puede robar el alma de un fallecido antes de que lo entierren si salta por encima de su cuerpo. Para impedirlo y ahuyentar al Cat Sìth, antiguamente los cadáveres se velaban con música y juegos. Algunos creían que el Cat Sìth era, en realidad, una bruja que podía transformarse en un gato ocho veces. Si la bruja se transformaba una novena vez, se quedaba para siempre atrapada en el cuerpo felino, y, por eso, en algunas regiones se dice que los gatos tienen nueve vidas. Es posible que el Cat Sìth esté inspirado en el Kella, un híbrido entre gato montés escocés y gato doméstico que solo existe en Escocia. En el folclore inglés existe un curioso cuento conocido como ‘El rey de los gatos’, en el que un hombre llega a casa y cuenta a su mujer y a su gato que ha visto a nueve gatos negros con manchas blancas en el pecho cargando con un ataúd con una corona encima, y que uno de los gatos le ha dicho: ‘¡Dile a Tom Tildrum que Tim Toldrum ha muerto!’. Tras oír la historia, el gato exclama: ‘¿Qué? ¿Qué el viejo Tim ha muerto? ¡Entonces ahora soy el rey de los gatos!’. Seguidamente, el gato Tom sube por la chimenea y desaparece para siempre. Cù Sìth, el perro mensajero de la muerte El Cù Sìth (‘perro-hada’) es un perro sabueso propio de la mitología de las Islas Hébridas. Se cree que merodea por los páramos y las partes rocosas de las Highlands de Escocia. Tiene el pelo enmarañado, la cola rizada y cuatro patas del tamaño de una mano humana. El Cù Sìth es muy temido por ser un mensajero de la muerte, que aparece para llevarse el alma de una persona hacia el más allá. Además, se cree que en ocasiones deja escapar tres aullidos que pueden oírse desde muy lejos. Quienes oigan aullar al Cù Sìth deben resguardarse antes de que el tercer aullido suene; de lo contrario, morirán aterrados. Will-o’-the-wisp, las luces que engañan al viajero Los will-o’-the-wisp, o fuegos fatuos, están presentes en numerosas mitologías del mundo, y tienen un lugar destacado en la cultura gaélica. Son lucecitas pálidas que flotan en el aire y aparecen de noche, sobre todo en ciénagas y zonas pantanosas. Cuando el viajero se acerca a un fuego fatuo, éste retrocede y así, poco a poco, consigue desviarlo de su camino. Se cree que los fuegos fatuos son espíritus malignos de personas muertas y que, a veces, aparecen para anunciar el fallecimiento inminente de alguien. En muchas obras literarias se hace referencia a ellos, como en la Ciénaga de los Muertos de El señor de los anillos, en La historia interminable o en una clase de Defensa contra las artes oscuras en Harry Potter y el prisionero de Azkaban. También aparecen en la película de Disney-Pixar Brave, guiando a Merida a través de las Highlands. Fuente Fuente
Monstruos mitologia celta
8 VOTOS
Responder / Comentar
Subir
Grupo > Universo Paranormal > Monstruos aterradores de la mitología celta

  • Regístrate

  • Información legal
Juegos© Foro 3DJuegos 2005-2022. . SOBRE FORO 3DJUEGOS | INFORMACIÓN LEGAL