Español (ES)
Usuario anónimo
Iniciar sesión | Regístrate gratis
Universo Paranormal
Grupo / Formado por 3434 miembros
Temática:

Religión y creencias

Universo Paranormal
Encontrando respuestas a los enigmas del pasado

Unirme al grupo

Reportar abuso

Foro del grupo

Responder / Comentar
Foro Universo Paranormal
Por Mordred7021
Hace 11 meses / Respuestas: 0 / Lecturas: 56

Antoni Gaudí. Enigmas, secretos, simbología....

Antoni Gaudí. Enigmas, secretos, simbología....



















































Fuente




Un dibujo de Hiroya Tanaka de la puerta de los Pabellones Güell diseñados por Gaudí.

Hiroya Tanaka lleva 43 años estudiando a Gaudí con alzados científicos de su obra, que expone por todo el mundo. Ha publicado en Japón el ensayo 'Ojo de dragón' basado en la arquitectura del catalán

Finales de los 70 en un Park Güell sin apenas turistas, sólo vecinos del Carmelo (como se ha llamado siempre el barrio). Un japonés que ni habla inglés ni castell se dedica a medir todos los rincones del parque hasta que un vigilante le pregunta qué hace. «Mido», dice el japonés. «¿Tiene permiso?», inquiere el tipo de seguridad. «No. Sólo estoy midiendo», contesta como puede el japonés de 25 años, que se a de licenciar en Arquitectura y ha llegado a Barcelona tras varios días de viaje en barcos varios y una larga ruta en tren con el Transiberi ruso. Nada más pisar La Rambla, un carterista le ha robado un millón de yenes, que era su presupuesto para vivir holgadamente en la ciudad durante tres años y dedicarse a estudiar la obra de Gaudí. Pero el joven -que se marcó como prueba personal cruzar todo Japón en bicicleta: 6.000 kilómetros en 50 días- es perseverante. Y, tras conseguir el permiso, se pasaría ocho años para medir todos los rincones del parque y realizar un alzado milimétrico de la obra de Gaudí: un pl científico de más de tres metros hecho a m.

Hiroya Tanaka lleva 43 años estudiando la obra de Gaudí con mediciones in situ de todas sus obras (en el 92 publicó su tesis doctoral sobre la Metodología gráfica, dibujos y proporciones de la obra de Gaudí), a de exponer sus alzados en una galería de Tokyo y está traduciendo al español el ensayo Ojo de dragón, que ha publicado en Japón y en el que recoge más de 450 códigos técnicos que empleaba el genio catalán. «A finales de los 70 aún había un gran vacío en el estudio de Gaudí. Por eso me lancé a medir su obra de forma científica, para sacar conclusiones apoyadas en resultados empíricos. La gente no entiende a Gaudí. Hay muchos enigmas escondidos en su arquitectura. Hay que tener una visión global, de conjunto. Después de infinitas mediciones he descubierto los códigos que repite en su arquitectura. Nadie sabe por qué hizo un diseño de tal manera. Pero en los códigos está el secreto. La obra de Gaudí no es diseño ni decoración, eso son elementos superfluos, su esencia está en la geometría más pura, en la simplicidad y la sencillez», reivindica Tanaka, que en el Salón del Manga expone sus aproximaciones a la obra de Gaudí.


Hiroya Tanaka en el Salón del Manga, frente a un vinilo de la Casa Batlló. 

«Gaudí metía todos sus conocimientos y filosofía en la arquitectura, toda la tradición que le precedió. Está lleno de secretos y símbolos que quizás nunca llegaremos a descubrir», apunta Tanaka. En Gaudí hay filosofía griega (recoge muchos postulados de Platón en su arquitectura), hay religión (la simbología cristiana) e incluso zodiaco (la Sagrada Família está salpicada de símbolos astrológicos).

Si el alzado del Park Güell le llevó a Tanaka ocho años, sólo dibujar la fachada del Nacimiento de la Sagrada Família le tomó cinco. «Gaudí expresó todo el contenido de la religión católica en la Sagrada Família, es como reflejar la Biblia en una obra de piedra, todo tiene un significado», señala Tanaka, partiarmente crítico con la explotación y los excesos turísticos del templo expiatorio. «¡Si Gaudí hubiese visto esa tienda dentro del templo! Un lugar sagrado no puede ser comercial, eso cabrearía bastante a Jesús... Es una iglesia consagrada al sacrificio. Y cuando faltaba financiación el propio Gaudí salía a la calle a pedir limosna», lamenta Tanaka, uno de los partidarios de que no se termine el monumento. «Es muy sencillo: si lo consideramos como una obra de Gaudí, ésta terminó el mismo día de su muerte. Si es una catedral, puede seguir construyéndose eternamente, ¡la de Barcelona se hizo entre los siglos XIy XIX! A la Sagrada Família ya podrían quitarle el nombre de Gaudí...», opina uno de los arquitectos que mejor conoce todos los centímetros de piedra que proyectó Gaudí.

Y, como Tanaka, tantos otros arquitectos japoneses -desde Toyo Ito hasta Arata Isozaki- se han declarado profundamente influidos por la obra de Gaudí. Incluso autores de manga como Takehiko Inoue -uno de los best seller de Japón con su serie de básquet Slam Dunk- han dedicado obras al catalán, como el preciosista Pepita, en el que cuenta la historia de amor frustrada del joven Antoni. ¿Por qué Gaudí conecta tan bien con la sensibilidad japonesa? «Nosotros respetamos la naturaleza por tradición, influye en nuestra forma de vivir. Y, filosóficamente, coincide con Gaudí, que tomaba el mundo natural como modelo.Además, su búsqueda de la esencia y la simplicidad remite al zen», contesta Tanaka

Fuente

















Salamandra Parc de la Ciutadella:



Salamandra Park Güell:



Lamentablemente, este es sólo un ejemplo de los muchos casos similares que se dan en la lectura de los elementos y simbolismo gaudini, que ciertos sectores tratan de mantener dentro de unos determinados cauces de pretendida “ortodoxia católica”.

Reconocer que inequivocamente se trata de una salamandra, nos llevaría rápidamente a preguntarnos por su simbolismo, lo cual nos acercaría a una de las palabras malditas -para estos señores- cuando hablamos de Gaudí: Alquimia. Palabra que, junto a muchas otras, tratan desesperadamente de mantener a toda costa lejos del nombre del arquitecto, a pesar de las múltiples y abrumadoras evidencias en sentido contrario. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Todo esto en ningún caso pone en duda ni menoscaba la fe católica manifestada y practicada por Gaudí en la última parte de su vida. Simplemente sucede que su bagaje simbólico y creativo es mucho más amplio y diverso y muchas de sus obras y símbolos no encajan ni con calzador en el ámbito simbólico del catolicismo y por tanto no pueden ser interpretadas desde esta perspectiva. Al menos, no sólo desde ella.

Por desgracia, esta no es -ni mucho menos- la única interpretación interesadamente errónea de las representaciones gaudinianas en el Park Güell, pero esto ya es material para otro post…

Fuente





[“No vengan en busca de Gaudí, sino de buscar a través de Gaudí, … llegar más allá, conocer algo más sobre la esencia de su humanidad, algo que todavía hoy desconocemos”. (Etsuro Sotoo, maestro responsable de la estura actual en la Sagrada Familia).

Habitualmente se asocia la simbología de Gaudí a la liturgia católica, fielmente ortodoxa … ¿Seguro?

Hoy entramos en el fascinante mundo de la simbología, que permite conjeturar desde distintas fuentes. Y el caso de Gaudí es paradigmático por el torrente de su simbología religiosa y porque no dejó nada escrito, lo que origina diferentes interpretaciones, a menudo contrapuestas. Como siempre abriremos más preguntas que respuestas hallaremos.

Todos sabemos de la religiosidad de Gaudí, que con el paso de los años llegó casi al fanatismo. La interpretación católica de su simbología es casi siempre evidente, pero a veces admite varias lecturas y, sobretodo, otra parte simplemente no encaja

1.- Farolas de la Plaça Reial, símbolo del caduceo de mercurio (muy similar pero distinto al caduceo de Esapio  símbolo de la medicina, con una sola serpiente enrollada en la vara). Es un símbolo clásico de la Alquimia, del pentagrama esotérico, adoptado por la masonería.

2.-  El atanor del Park Güell el instrumento alquímico por excelencia,  el horno del alquimista donde se produce la fusión de la materia y el cambio espiritual,  hay uno casi idéntico en Notre Dame. En su interior vemos una piedra sin desbastar que para unos representa al iniciado masón (idea reforzada por las dos columnas) y para otros el primer grado de la perfección de la materia, el “huevo filosófico”.

3.- Park Güell: dos estrellas de 5 puntas…invertidas. Descarten cualquier interpretación satánica. La mejor explicación la reveló Josep Mª Carandell: es la clave para descifrar un código, a partir de la posición de las puntas.  En el muro que rodea el parque hay una cenefa con la frase “Alabado sea por siempre el Santísimo Sacramento” La primera estrella nos indicaría que la reduzcamos a  “Alaba por” y la segunda que la volvamos a reducir a “Labor“, correspondiente a la Logia masónica en la que se mezclaban aspectos católicos y masónicos. Bonita teoría ¿pero verdadera?

4.- Fotografía del difunto Gaudí, el periodista Carlos Mesa revela que sobre su regazo lleva un mandil masónico.

¿Era Gaudí masón?  El debate tiene enjundia como vemos y cuenta con posturas muy enrocadas a favor y en contra. Antes de seguir, les avanzo que voy a llevar la contraria a todo el mundo, de todas las tendencias; sé que mi credibilidad online puede quedar menoscabada, pero tampoco necesito esforzarme para ello. Para evitar este descalabro, luego les daré la razón a todos 

Les adelanto otras cuatro imágenes de la Sagrada Familia, su gran obra simbólica. La estructura sigue la liturgia y el rito católico a rajatabla, que Gaudí conocía muy bien, pero si ponemos la lupa aparece un utillaje simbólico que no parece corresponder al catolicismo ortodoxo:



(*) El cuadrado mágico de Cornelio Agripa, también utilizado por Durero.  Lo he hallado en 3 lugares de la SF, probablemente habrá más. Es un criptograma (algo similar al actual sudoku) que da un número clave, en este caso 33: horizontales, verticales y diagonales suman 33 y tiene 33 combinaciones. Puede referirse a la edad de Cristo (¿para qué codificarla?), ó a los 33 grados de la masonería, ó a la “vibración maestra” que las religiones orientales atribuyen a este número.

A la simbología de la Sagrada Familia dedicaremos un capítulo aparte, que lo merece. Sólo quería avanzarles algún ejemplo. Aquí vamos a rebatir las cuatro primeras imágenes:

1.- Farolas de la Plaça Reial: El caduceo de mercurio también es un potente símbolo gnóstico: con sus dos serpientes alrededor ascendentes y entrecruzadas formando “El Santo Ocho“, simboliza a Cristo y a sus dos testigos Elías y Moisés, como aparecen en la Transfiguración. En todo caso, el joven Gaudí estuvo muy ligado a movimientos librepensadores (el modernismo en sí), anarquistas y de lucha obrera. Vimos en el capítulo anterior “de Gaudí al cielo” su primera obra como estudiante en la Ciutadella, colaborando con Fontseré, reconocido masón. Ya como arquitecto su primer proyecto fue la Cooperativa Obrera de Mataró, proyecto que realizó en una escala poco habitual: 1/666.

2 y 3 .- Park Güell. Aceptemos  que toda la entrada es un camino iniciático, con sus 33 escalones hasta el primer promontorio, hacia un saber oto… ¿Y si el masón era Eusebi Güell?. En Catalunya tenemos el dicho “qui paga mana". Porque el Palau Güell sí que contiene elementos muy extraños: el águila bicéfala en la chimenea de la Sala de Confianza, una estrambótica lámpara en la que descubrimos que el conjunto de bombillas forma la constelación de Hér , ó  un techo lleno de zafiros, esmeraldas  y otras piedras preciosas que al brillar en semioscuridad componen constelaciones…

4.- El mandil masónico: Refutación obvia: no se lo puso él…

El Ilustre profesor Joan Bassegoda Nonell , director de la Càtedra Gaudí, escribió hace años en La Vanguardia: “Quien quiera demostrar la pertenencia de Gaudí a la francmasonería debería encontrar su nombre en alguna de las logias que existieron en Barcelona en su tiempo. Lo demás es  espeación”. Gran verdad, para desdicha de la masonería que hubiera querido “ficharle” su nombre jamás apareció en ninguna logia de Barcelona. ¿Y en Reus, uno de los polos de esta corriente en su juventud?

Una última lectura de su simbología: la del estudioso de origen chino Hou Tech-Chien : “Gaudí experimentó la iluminación tan común del budismo Zen. Fue un filósofo que expresó sus ideas a través de la arquitectura como metáfora … Tuvo su veta filosófica, pero nunca estudió filosofía, sino que se guió por la intuición. Sucede lo mismo en el Taoísmo».

Y no voy a espear sobre la coincidencia de que la masonería utiliza  el acrónimo GADU para referirse al Gran Arquitecto del Universo… ni sobre la firma de Gaudí, que es idéntica a la “G” alquímica.

Ya hemos tado que Gaudí no escribió nada, ni libros ni artí, no dio conferencias y si tenía alguna nota personal se quemó durante la Guerra Civil. Lo poco que sabemos es lo que transmitió a sus discípulos y  refiriéndose a la SF dijo: “Todo el mundo encuentra sus cosas en el templo: los campesinos ven gallinas y gallos; los científicos, los signos del zodíaco; los teólogos, la genealogía de Jesús; pero la explicación, el raciocinio, solo la saben los competentes y no se debe vulgarizar”.

Cada uno ve lo que quiere ver. De los destacados biógrafos que hemos citado, Bassegoda es teólogo, Carandell era “librepensador“, Joan Llarch era anarquista… Para unos el Park Güell es un proyecto de exaltación de la mitología helenística,  para otros una vía de iniciación y otros ven la esencia de la filosofía zen.

¿Y acaso no era ese el objetivo de Gaudí? Acercar el ser hum a Dios, cualquiera que sea su convicción, a través de la belleza; conectarle con el Universo,  crear un estado místico a través de lugares de poder en los que -como escribió Aristóteles sobre los misterios- uno no va allí a aprender sino a experimentar.

Recordamos las palabras del maestro Sotoo: “No vengan en busca de Gaudí, sino de buscar a través de Gaudí.Fuente

Antoni gaudi
5 VOTOS
Responder / Comentar
Subir
Grupo > Universo Paranormal > Antoni Gaudí. Enigmas, secretos, simbología....

  • Regístrate

  • Información legal
Juegos© Foro 3DJuegos 2005-2023. . SOBRE FORO 3DJUEGOS | INFORMACIÓN LEGAL